optimización de deducciones

Si te preguntas que son los gastos deducibles y los no deducibles, pongamos esta definición en palabras simples:

“La deducción de impuestos se define como las concesiones que nos da el gobierno para restar de nuestros ingresos ciertos gastos, de tal forma que la base de tributación sea mucho menor.”

A todos los contribuyentes nos interesa hacer nuestras facturas deducibles de impuestos. Pero nos surge una pregunta que a todos nos ha cruzado por la mente… ¿Realmente sabemos que puedo hacer y que no puedo hacer deducible de impuestos en mi empresa o negocio?

El próximo jueves 26 de Octubre del 2019 te invitamos a asistir a nuestro seminario fiscal, donde hablaremos de «La Optimización de Deducciones» puedes registrarte sin costo en este enlace: http://bit.ly/optimizacióndeducciones

Mientras tanto, de manera introductoria te contamos un poco sobre este tema.

Existen dos formas para deducir impuestos:

  • Los gastos o inversiones que hace el contribuyente dependiendo de la actividad económica que ejerza para generar sus ingresos.
  • Los gastos personales que se realizan, sin importar de la actividad a la que se dedique el contribuyente para generar esos ingresos.

Estas deducciones las tiene que presentar toda persona física en su declaración anual, ya sea por ingresos de servicios profesionales o por actividad empresarial sin importar el salario que perciba por ejercer dicha profesión.

Una vez presentada la información, la autoridad deberá valorar en un plazo menor de 40 días a partir de la fecha de la declaración anual, la devolución de los saldos a favor que le corresponden a las personas físicas.

Es importante aclarar que solamente se recibirá saldo positivo si se presenta todas las declaraciones parciales y pagos provisionales a tiempo.

En el caso de las empresas la forma de deducción de impuestos puede ser de diferentes maneras. Esto incluye compras pequeñas, como bolígrafos y papel. Compras grandes, como edificios para oficinas y automóviles pertenecientes a la compañía. Y por medio de la prestación de gasolina o vales de despensa para los empleados.

Para lograr lo siguiente es necesario que la empresa celebré un contrato con un emisor autorizado de monederos electrónicos de vales de despensa y proporcionar la siguiente información: nombre, denominación o razón social, número de registro patronal, RFC y domicilio fiscal del patrón contratante, así como la cantidad que desea asignar a cada monedero electrónico adquirido, el nombre, RFC, CURP, y en caso de que se encuentre dado de alta en el Seguro Social, el número de seguridad social (NSS), del trabajador beneficiario del monedero electrónico de vales de despensa.

Si quieres ahondar en este tema y conocer los detalles de la mano de un experto no te pierdas la oportunidad de asistir a nuestro segundo Seminario Fiscal BECMA.

Soluciones BECMA

«Tu productividad es nuestro compromiso.»

Leave a comment